¿Doctor por qué debo evitar la Andadera?

Home / Boletines / ¿Doctor por qué debo evitar la Andadera?
¿Doctor por qué debo evitar la Andadera?
  • ¿Por qué debo evitar la Andadera?

    cuidados-mes_10-Q_02-Andadera Es conveniente su uso_smll

    Canadá es el primer país que prohíbe la venta del andador, una herramienta que muchos consideran muy útil para fortalecer las piernas y de gran ayuda para los padres cuando el niño comienza a caminar.

    El Gobierno Federal Canadiense ha impuesto la prohibición inmediata de la venta, reventa, publicidad e importación de los andadores.

    Esta prohibición, perseguida durante mucho tiempo por los defensores de la seguridad infantil, ha sido anunciada hace varias semanas por Pierre Pettigrew, Ministro de la Sanidad, el cual expuso los peligros asociados al uso del andador, invitando a los ciudadanos a darse cuenta de que está en juego la seguridad de sus hijos.

    La Canadian Pediatric Society ha aplaudido la decisión, pero el presidente Robin Walker ha hecho hincapié en que lo importante es que exista más información sobre los potenciales peligros del andador.

    Ya en el 1989 se había interrumpido voluntariamente en este país la fabricación de este tipo de productos, pero su popularidad entre los padres había logrado que este accesorio se introdujera de nuevo en el mercado.

    Los andadores están pensados para ser usados por niños que son capaces de sentarse, pero que no saben caminar autónomamente.

    Se consideran peligrosos por el riesgo de que el niño se dirija hacia las escaleras y se caiga, y, además, por el hecho de que se pueden lesionar más fácilmente ya que en el andador son capaces de alcanzar los más diversos objetos, algunos de ellos peligrosos.

    La Canadian Pediatric Society en el 2002 interpeló a los pediatras en un intento de evaluar la frecuencia de estos accidentes. La encuesta reveló que, a pesar de las campañas de sensibilización sobre este tema, el 7% de los pequeños pacientes que reciben durante el año ha sido víctima de algún accidente causado por el andador.

    Para el niño y para los padres el uso del andador viene considerado como un momento de diversión, pero las escaleras y escalones, las alfombras, los jarrones con plantas domesticas (muchos de ellas con componentes tóxicos si se ingieren), los detergentes, las mesas con sus esquinas, los adornos, las medicinas, las estufas y radiadores, los enchufes eléctricos, los hornos, las chimeneas, las ollas y cazuelas… pueden convertirse en objetos peligrosos en un abrir y cerrar de ojos si quedan al alcance de los más pequeños.

    Algunos padres creen que el uso del andador puede facilitar los primeros pasos de sus hijos. Muchas investigaciones han demostrado que puede suceder exactamente lo contrario: el andador puede realmente retardar el aprendizaje del equilibrio y de la coordinación de los movimientos. La postura que viene impuesta no es eficaz a la hora de mantener la posición erecta y, además, el niño, intentando desplazarse, aprende el mecanismo del andador, es decir, que tiene que “patinar” para hacer que las ruedas se muevan. Esto podría crearle posteriormente dificultad en el paso según el esquema típico de la andadera.

    Poncho antadera 1

    Creo que todos estaremos de acuerdo en que la primera meta importante que se le pone a los niños y con la que se mide su capacidad es: ¡Aprender a Caminar! En el intento de acelerar el proceso y calmar la ansiedad de la espera, los padres recurren a todo tipo de métodos. Todos los padres quieren que su hijo sorprenda a los invitados, recibiéndolos de pie en su primer cumpleaños. En el intento caen muchas veces con el famoso “andador” o “andadera”, que es una de las herramientas más entorpecedoras del desarrollo natural del niño.

    El proceso del desarrollo integral de los niños se da de modo muy natural, y muchos padres no entienden que los niños en general, incluidos los que tienen hipotonía, o disminución de tono muscular en forma generalizada o focal; no necesitan de un andador, y en realidad de ningún otro tipo de herramienta para caminar. El mejor ejercicio se logra en el piso, es en libertad que los niños aprenden a utilizar todos los músculos de su cuerpo de manera balanceada y correcta.

    Si al igual que el 99% de los padres tienes la pregunta de por qué no comprar, o archivar la andadera o el andador que tienes en casa, aquí te van 8 razones importantes:

    LOS ANDADORES DE BEBE NO ACELERAN EL PROCESO DE APRENDER A CAMINAR, todo lo contrario, lo atrasan porque crean un falta percepción que retrasa el aprendizaje natural.
    LOS MUSCULOS QUE SE UTILIZAN PARA MOVER UN ANDADOR O ANDADERA son totalmente diferentes a los que el niño utiliza para aprender a caminar en la vida real y de modo natural cuando se ejercita sobre el piso
    LA ILUSION DE MOVERSE CON UN ANDADOR CREA FALTA DE BALANCE EN LOS NIÑOS Y POR TANTO LIMITA SU DESARROLLO. Muchos niños típicos criados en andador terminan necesitan terapia física para balancear el uso de los músculos.
    LOS ANDADORES PROMUEVEN QUE EL NIÑO ANDE EN PUNTILLAS, lo que puede provocar tensión en los músculos de los pies, problemas en los tobillos y pantorrillas.
    LOS ANDADORES UTILIZADOS DESDE EDADES TEMPRANAS LIMITAN al niño retrasando su habilidad de APRENDER A SENTARSE SOLO, pararse por sí mismo y seguir las etapas naturales de desarrollo. Es común ver niños que pueden sostenerse de pie sin haber ganado la habilidad para sentarse solos o mantenerse en esta posición con el balance apropiado.
    CRECER EN UN ANDADOR LIMITA LAS OPORTUNIDADES DE EXPLORACION NATURAL DEL NIÑO, que desarrollan su creatividad y capacidad de aprender a utilizar las oportunidades a su alrededor para dar sus primeros pasos mientras madura en la experiencia.
    LOS ANDADORES SON UNA TRAMPA PELIGROSA, los niños pueden quedar atrapados en ellos y sufrir daños graves, ya que pierden el control total de su cuerpo para reaccionar y auto-protegerse.
    EL ANDADOR ACERCA A LOS NIÑOS A PELIGROS INESPERADOS, dándoles la posibilidad de acercarse más rápido de lo normal a situaciones peligrosas como jalar manteles, empujar objetos o acceder a espacios no protegidos.
    Muchos padres utilizan el andador como un modo de mantener al niño entretenido, hay otros modos más seguros y más efectivos de entretener a tu hijo sin poner en riesgo su desarrollo y su seguridad integral.

    El mejor consejo es colocar una alfombra gruesa y estable sobre el piso, o comprar un piso de seguridad en el que puedes poner juguetes blandos para que tu niño explore, gire, se siente, se levante, y así si cae, no se haga daño. Ten la certeza de que no se ha creado aún el andador que reemplace o mejore la magia del desarrollo natural del niño acompañado de la atención y la interacción con sus seres amados.